Proyecto busca regar tierras del norte con ríos del sur

Aquatacama podría transportar agua de los ríos Rapel, Maule y Biobío hasta Arica, permitiendo el riego de 228.000 hectáreas.

Uno de los temas que probablemente esté sobre la mesa en la COP25, que se realizará en diciembre en Chile, será la escasez de agua para el uso agrícola: un problema que no existe en el sur del país, pero que sin embargo dificulta cada vez más las labores agrarias en el norte y centro del territorio nacional. Esas distintas realidades fueron las que tuvo en cuenta Félix Bogliolo para crear el proyecto Aquatacama: una innovación que busca transportar agua a larga distancia de manera submarina.

Bogliolo explica que la iniciativa consiste en tomar agua de los ríos de la zona centro-sur de Chile (Rapel, Maule y Biobío), desde la desembocadura de éstos, para llevarla a zonas donde hay escasez de este recurso, a través de una carretera que corre a una profundidad de entre 100 y 200 metros bajo el mar y a una distancia de 10 a 15 kilómetros de la costa.

La clave detrás del proyecto es el llamado «punto de salinidad», lo que permite tomar el agua de los ríos a una altura tal que los demás usuarios de ese caudal ya han sido debidamente abastecidos.

El proyecto, que podría abarcar una distancia de hasta unos 2.000 kilómetros, es una alternativa de menor costo que otras equivalentes, según Bogliolo, ya que al utilizar el mar para transportar el agua se evitan todas las dificultades que conlleva realizar el mismo trayecto por vía terrestre. «El sistema es muy económico […] y no tiene ningún impacto negativo desde un punto de vista ecológico, político o jurídico», comenta. Bogliolo asegura que cada kilómetro tiene un costo aproximado de US$ 4 millones, versus los US$ 20 millones que podría costar cubrir una ruta similar por tierra.

NEGOCIOS

Carretera hídrica, el proyecto que busca regar Chile
El empresario afirma que a la hora de analizar el proyecto han considerado diferentes rutas, las cuales permitirían regar hasta 228.000 hectáreas, según un estudio de la Comisión Nacional de Riego elaborado en 2013 por la Universidad de Chile.

La iniciativa está a la espera de permisos, que en caso de otorgarse de manera expedita permitirían que la obra esté operativa en 2027.

 

Jueves 9 de mayo de 2019.

Fuente: Pauta Bloomberg.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *