No a Alto Maipo: “Gobierno debe asumir la responsabilidad por aprobar el proyecto”

En medio del fallo de la Corte de Apelaciones de San Miguel que acogió un recurso de protección interpuesto en contra de la construcción de la central hidroeléctrica, desde organizaciones sociales hasta especialistas relevan los problemas que se han generado en el río Maipo por las faenas llevadas a cabo por la empresa ligada al Grupo Luksic.

Miembros de la coordinadora No Alto Maipo valoraron el fallo de la Corte de Apelaciones de San Miguel que acogió, en parte, el recurso de protección interpuesto por la entidad en contra del proyecto hidroeléctrico. La abogada de la organización aseguró que los argumentos que esgrime la empresa AES Gener evidencian los errores en el estudio de impacto ambiental y las faltas de la autoridad.

Ahora la Superintendencia de Medio Ambiente deberá en un plazo máximo de 30 días abrir una investigación para determinar el origen de los metales pesados detectados en las aguas del Cajón del Maipo. En caso que éstos sean atribuidos a la empresa, deberá proceder además a la paralización de la construcción del proyecto hidroeléctrico.

Al respecto, la compañía Alto Maipo señaló a través de un comunicado que sus obras no han alterado las condiciones del agua y que la existencia de estos elementos correspondería a una condición normal del río.

La abogada de la Coordinadora Ciudadana No Alto Maipo, Macarena Soler criticó el argumento y recordó que en su estudio de impacto ambiental la empresa presentó informes con valores de presencia de metales bajo la norma.

“Si una empresa va a intervenir un territorio que es vulnerable, significa que esa empresa para poder intervenir tiene que tener medidas mucho más estrictas. Cuando ellos presentaron en su estudio de impacto ambiental estos valores de presencia de metales bajo la norma, resulta que la autoridad les hizo exigencias menores a las que habría hecho si los valores presentados hubieran estado por sobre. No se trata que sea la única fuente contaminante, pero sin duda que su actividad genera e incrementa la contaminación y los problemas en una zona que ya era vulnerable”, dijo.

El vocero de la Red Metropolitana No Alto Maipo, Anthony Prior valoró el fallo parcial de la Corte como un hito histórico en esta denuncia.

“Creemos que es un fallo histórico para el movimiento y que va de la mano de un momento histórico donde distintos actores sociales y políticos están mostrando sus cuestionamientos al proyecto Alto Maipo. Estamos muy contentos también que se les esté exigiendo a la Superintendencia del Medio Ambiente dar respuesta a denuncias que venimos realizando desde hace dos años atrás desde el 2014 hasta hoy hay más de 14 denuncias ciudadanas que aún no tienen respuesta y que justamente tienen que ver con la contaminación de aguas que fue constatada por el Colegio Médico”, señaló.

Además, el vocero señaló que “el gobierno debe asumir la responsabilidad política por haber aprobado este proyecto bajo una clara red de poder que influenció a los servicios para pronunciarse favorablemente ante un proyecto inviable”.

Alto Maipo es controlado en un 40 por ciento por Antofagasta Minerals, del grupo Luksic y en un 60 por ciento por la compañía de capitales estadounidenses AES Gener. Esta empresa mantiene actualmente una demanda en contra del director del Departamento de Medio Ambiente del Colegio Médico de Chile, Andrei Tchernitchin, quien lideró los estudios que dieron cuenta de los altos niveles de arsénico en los afluentes del río Maipo.

El doctor dijo que la decisión de la Corte va en la dirección correcta para que se descubra la verdad y advirtió sobre el alto impacto de los trabajos de la hidroeléctrica en la zona Los Maitenes: “Me alegra mucho que se esté descubriendo la verdad, pero no puedo entregar más argumentos porque AES Gener me tiene demandado, lo cual no es problema porque tenemos una buena defensa con el Colegio Médico. Ahora bien, lo más grave en este asunto es que el pueblo Los Maitenes ha tenido una contaminación por mucho tiempo y de muy altos niveles de metales tóxicos. Eso significó que ellos tuvieran que movilizarse, porque esa agua no es tomable”.

Ahora los miembros de la Coordinadora realizarán nuevas presentaciones de antecedentes ante la Superintendencia de Medioambiente y apelan a que el superintendente, Christian Franz, cumpla esta vez con los estándares de calidad y transparencia en la toma de muestras.

Fuente: Diario U. de Chile

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *