Alto Maipo evacuó campamento de trabajadores en Aucayes por riesgo de derrumbe de la montaña

Preocupación existe entre los vecinos en  torno al peligro que representan parte de los cerros del sector Aucayes que han sufrido la construcción  del túnel de 70 kilómetros de largo por donde serán trasladadas las aguas de la hidroeléctrica Alto Maipo.

Los cientos de trabajadores fueron notificados que tendrán quince días libres; es decir, vacaciones pagadas por dos semanas, mientras –según la empresa- se arreglan desperfecto presentados en el campamento.

Sin embargo, los mismos trabajadores han entregado otras versiones respecto de lo que está pasando en la zona.

A su juicio, la montaña del sector estaría a punto de colapsar, puesto que en su gran mayoría está conformada con roca tipo 3 y 4; es decir, roca que contiene arcilla, conocida como “guata de sapo” y que se fractura con las detonaciones de explosivos.

Esta constitución de la roca estaría produciendo el fenómeno llamado popping o estallido de la roca que cae después de la tronadura y que está afectando a los 6 tramos de túneles y ventanas de túneles, creando peligro de derrumbe en la parte más larga del trazado de la obra.

Al mismo tiempo, los trabajadores informaron que el campamento fue levantado sobre un depósito de marina: es decir, sobre un sitio donde se acopiaron los restos de materiales que produjo la construcción del Camino de Aucayes en plena montaña cercano al sector de El Alfalfal; lugar además, expuesto a la remoción de material en masa.

Finalmente explicaron que la construcción de la ventana VA1 del túnel ya estaba detenida por un lapso de dos meses a raíz de las mencionadas complicaciones para la ingeniería de la empresa.

Alto Maipo, no presentó estudios hidrogeológicos a las autoridades ambientales en su proceso de evaluación y sólo se limitó a recopilar la literatura existente desde el punto de vista geológico y agregó la experiencia adquirida con la construcción de la central Alfalfal.

La misma falta de estudios y de sondajes ha llevado que en el tramo del túnel El Yeso- El Volcán, los trabajadores se hayan encontrado con bancos de arena y acuíferos debajo del cordón de glaciares del Monumento el Morado; lo que ha impedido el uso de la tunelera, máquina del tamaño de un tres de unos 300 metros de largo y cuya instalación fue celebrada con champagne y fiesta.

Hoy, esa tunelera también lleva varias semanas  de vacaciones forzadas –igual que los trabajadores del sector Aucayes- mientras ingenieros alemanes y croatas de la empresa contratista Strabag intentan resolver el problema.

Así, Alto Maipo tiene un atraso en las obras de alrededor de dos años y un aumento aproximado  de un 30 por ciento del presupuesto.

Ahora la montaña se defiende del proyecto más destructivo que se está levantando en plena cordillera capitalina, reservorio del agua potable y de riego de todo el gran Santiago.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *