Sequía golpea duro: piden declarar zona de emergencia en la Región de Coquimbo

La actual situación agroclimática presente en la región ha incrementado el déficit hídrico y de cobertura vegetal en las praderas, aumentando la vulnerabilidad de los productores agropecuarios.

La Intendenta Lucía Pinto solicitó al Ministro de Agricultura, Antonio Walker, actuar frente al riesgo que han significado las escasas lluvias que ha dejado el invierno en la región.

La actual situación agroclimática presente en la región ha incrementado el déficit hídrico y de cobertura vegetal en las praderas, aumentando la vulnerabilidad de los productores agropecuarios, lo que se traduce en dificultades para el desarrollo del sector.

Un panorama que se torna poco alentador, ante pronósticos meteorológicos que no indican presencia de precipitaciones en el corto plazo.

La situación gatilló que este jueves la Intendenta Lucía Pinto solicitara al Ministro de Agricultura, Antonio Walker, declarar zona de emergencia en la Región de Coquimbo.

El llamado de las autoridades

Así, Pinto comentó que luego del catastro de afectación realizado a lo largo de la región, “hemos tomado la decisión de solicitar al Ministro Walker, que Coquimbo pueda ser declarada como zona de emergencia agrícola, con el objetivo de levantar líneas de acción, que nos permitan responder a las necesidades planteadas por el sector silvoagropecuario”, dijo.

Por su parte, Órdenes confirmó que tras generar los catastros, se tomó la decisión de informar a la intendenta, quien solicitó el estado de emergencia al ministro. “Es un tema que hemos estado monitoreando desde los distintos servicios del agro para determinar cuál es el grado de afectación. A priori, la agricultura familiar campesina del secano de la región son los más afectados”, reveló.

Qué implica ser zona de emergencia

A grandes rasgos, explican desde el Ministerio de Agricultura, ser zona de emergencia agrícola implica poder acelerar la ejecución de proyectos, reasignar recursos que están presupuestados para otras áreas y levantar nuevos programas y proyectos y acelerar su ejecución, todo con miras a atajar la escasez hídrica que generó la emergencia en el caso de la Región de Coquimbo.

El diputado Matías Walker, explicó que básicamente se destinan recursos frescos para la región. “Liberar dinero para apoyar la agricultura familiar campesina, a los usuarios de Indap, a lo que no son usuario de Indap, sobre todo a los crianceros”, dijo el parlamentario.

Por su parte, el Consejo Regional y la Asociación de Municipios Rurales también se sumaron a las iniciativas en torno a la sequía y crearon una mesa de trabajo para atender emergencia por falta de lluvias.

Despliegan comité regional de emergencia agrícola

En paralelo, desde la Seremi de Agricultura están potenciando las líneas de acción de cada uno de sus servicios, además de poner en marcha la Comisión Regional de Emergencia Agrícola (CREA) para analizar la coyuntura climática e hídrica de la región.

Hasta ahora, el análisis ya arroja los primeros resultados y deja en evidencia que existe un riesgo de sequía hidrológica en el mediano plazo, seguida de una sequía agrícola si no se presentan eventos de precipitación importantes por una parte por el nivel de los acuíferos y por el déficit de vegetación, sobretodo en el territorio secano de la región.

Desde la Seremi de Agricultura, el titular de la cartera Rodrigo Órdenes, señaló que estamos frente a una situación compleja que continúa afectando el desarrollo productivo y económico del sector silvoagropecuario. “Además de estar desplegados en las distintas comunas de la región con nuestros equipos técnicos para catastrar el nivel de afectación, nos reunimos con los directores de los servicios ligados a nuestro ministerio para que a través del CREA levantar otras alternativas que nos permitan proyectar medidas que sean más sustentables y que den repuesta a las necesidades del sector agropecuario”, dijo.

Estrés alimentario en el ganado

Con respecto a la situación que se vive en el sector secano de la región, la autoridad del agro, manifestó que esta condición de escasez que se ha extendido por un largo tiempo ha requerido de una movilización de los servicios, tomando en consideración la situación de estrés alimentario que vive el ganado en el sector secano de la región. “Necesitamos abordar con medidas de mitigación mediante instrumentos que dispone nuestro Ministerio, como subsidios, programa de suelos degradados, líneas especiales de inversión y programas de riego. Si bien ya hemos realizado el primer CREA, seguiremos periódicamente sesionando para evaluar y monitorear la evolución de la actual coyuntura, para lograr sacar adelante esta serie de acciones”, agregó Órdenes.

 

Viernes 12 de julio de 2019.

Fuente: Diario el Día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *