Meteorólogos corrigen pronóstico y advierten que éste será un año seco

sequia aguaFenómeno del Niño no se desarrolló según lo esperado y se mantendrá déficit de lluvia. En Santiago se han registrado un 46% menos de precipitaciones que una temporada normal.

Si bien en el primer semestre de este año se pronosticaba que el fenómeno de El Niño traería lluvias a lo largo del país, la falta de agua caída durante los últimos dos meses ha hecho asumir a los expertos que el déficit no se recuperará y que el 2014 será un año seco al igual que los últimos.  

“El fenómeno de El Niño no ocurrió como se anunciaba, se anunció muchas veces, pero no fue así lo que sucedió. Lo que pasó es que ocurrió uno de los escenarios posibles y era que no pasara nada (…) así que continúa la megasequía. Probablemente va a terminar siendo un año seco”, comentó el profesor del Departamento de Geofísica de la Facultad de Ingeniería de la U. de Chile, Roberto Rondanelli.

Hace dos meses se pronosticaba que desde Copiapó a Puerto Montt se iba a producir un superávit de lluvia del 22,7%, donde junio, julio y agosto serían meses lluviosos con temperaturas por sobre lo normal en la zona centro-sur. Pero la realidad fue otra: al menos 15 ciudades presentan un déficit que en algunos casos superan el 50% (ver listado).

El climatólogo de la Dirección Meteorológica de Chile, Juan Quintana explicó que el principal elemento predictor del fenómeno de El Niño es la temperatura en el Pacífico Central, la cual debe superar el medio grado. “En general, la proyección que había en abril y mayo de este año era que iba a haber un calentamiento del orden del 0,5° Celsius o más en esta época, cosa que no se dio por alguna razón (…). Los eventos de El Niño tienen cierta evolución, pues bien esta evolución no fue la esperada de acuerdo con los modelos”, aseguró.

Según la Dirección Meteorológica de Chile, hasta la fecha en Santiago se han registrado 131,6 mm  de agua caída, mientras que lo normal a la fecha es de 245,7 mm, es decir, existe un déficit de -46%.  

Con El Niño, en cambio, se esperaba que entre junio y agosto se superara en 52 mm la media, lo que representaría un superávit de 24%.

De acuerdo con los últimos boletines internacionales, todavía está vigente una probabilidad de que ocurra un evento que desarrolle El Niño en el último trimestre. Aunque la probabilidad sigue siendo menor, es de un 60%”, detalló Quintana. “Ahora el impacto que pueda tener a nivel de lluvia en Chile, no va a recuperar las lluvias que nos han faltado sobre todo estos últimos dos meses”, agregó.

Según Quintana, puede haber un episodio de precipitación en lo que queda de invierno y parte de la primavera, “pero deberían ser de menor magnitud”.

ALTAS TEMPERATURAS

El intenso calor de los últimos días – anormal para esta época del año- que se ha registrado desde la Región de Coquimbo hasta la de O´Higgins, no tiene relación con el fenómeno de El Niño, según los expertos (ver secundario).

Este se debe a una situación meteorológica generada por  la llegada de aire cálido desde regiones tropicales. 

“Una cosa que gatilla el calor es la baja costera, esto genera que la circulación del viento en Santiago empieza a soplar desde el este y el aire desciende. Al producirse ese descenso la temperatura se calienta”, detalló Rondanelli.

Fuente: La Tercera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *