Regantes y agricultores del río Huasco se oponen a sondajes de proyecto Nueva Unión

La Agrupación de Regantes del Cuarto Tramo del Río Huasco emitió una declaración pública ante el anuncio de la realización de sondajes y calicatas en el sector, por parte del Proyecto Nueva Unión, específicamente en la zona de Maitencillo, proyectada para los meses de mayo y junio próximos.

“Estos trabajos tienen la finalidad de estudiar el subsuelo de la zona en que nuestro proyecto tiene considerado construir a futuro las obras de concentraducto y tubería de aguas, 24 metros por debajo del lecho del río”, señala la información oficial del proyecto, lo cual ha causado preocupación entre los regantes, agricultores y habitantes del cuarto tramo del río Huasco.

«Como es de público conocimiento este tramo se alimenta prácticamente de agua surgente (vertiente). En este sector (Maitencillo), tenemos quebradas que aportan mayoritariamente a las aguas subterráneas que contribuyen a nuestras vertientes, la cual es el único recurso hídrico utilizado para el riego de nuestras tierras», explicaron desde la agrupación.

«Al perforar la caja del río se romperán las napas subterráneas, corriendo riesgos irrecuperables, como es que las aguas se sumerjan o se desplacen a otros lugares impredecibles, cambiando su lugar de afloración o sumergiéndose definitivamente, causándose daños inmitigables e incompensables», agregaron los regantes.

En este punto, acusaron que se están vulnerando sus derechos fundamentales «a la vida, y a vivir en un medioambiente libre y sano de contaminación. Por esto nos oponemos tajantemente a cualquier intervención a nuestra cuenca y a nuestro río, ya que esto nos perjudica directamente en nuestra actividad agrícola como también en nuestro estilo y calidad de vida».

«Es por esto también que interponemos una serie de denuncias a todos los organismos y servicios asociados a este asunto, y esperamos se accionen todos los instrumentos y facultades de los mismos para impedir el inicio de dichos funestos y dañinos sondajes», puntualiza el comunicado de las comunidades del río Huasco.

Finalmente, recordaron a la Junta de Vigilancia del río «que de acuerdo a su esencia y estatutos, tiene el deber de velar y resguardar por la cantidad y calidad del agua de esta cuenca y protegerla de cualquier afectación que signifique intervenir el río y cuenca, por lo tanto, solicitamos su intervención y gestión con autoridades pertinentes o en su caso tribunales para que estos trabajos no se realicen y no corramos el riesgo de nuestro recurso hídrico».

«Dejamos claro que como agricultores y regantes del cuarto tramo nos oponemos y rechazamos rotundamente a los sondajes, calicatas y trazado en nuestra cuenca del río Huasco. Cuidar el medio ambiente es tarea de todos y no podemos permitir que por un tema de costo de la minera Nueva Unión, los dueños de casa (agricultores) tengamos que pagar el costo y ver morir nuestro valle. El agua no se vende, se defiende», concluye el comunicado.

 

Jueves 2 de mayo de 2019.

Fuente: El Ciudadano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *