Viejos pascueros protestan contra reactivación de polémicos proyectos medioambientales en Biobío

Viejos PAscueros OctopusPreocupación sienten los pobladores de las comunas de Bulnes, Tome, Talcahuano, y Penco por el reingreso de los estudios de impacto medioambiental del terminal GNL Penco y Central El campesino de Biobíogenera, que fueron presentados en octubre y noviembre pasado. Esto empujo a los representantes de esas comunidades a manifestarse de una manera muy original.

Una original marcha tuvo lugar en las calles de Santiago en la mañana de este miércoles, cuando catorce representantes de las comunas de Bulnes, Tome, Talcahuano, y Penco se disfrazaron de viejitos pascueros para caminar desde Ahumada con Alameda hasta San Martín 73, dirección donde está ubicado el Ministerio de Medio Ambiente.

La razón: Entregarle una carta al titular de esa cartera, Pablo Badenier, para que dé una respuesta por el  reingreso de los estudios de impacto medioambiental del terminal GNL Penco y Central El campesino de Biobiogenera, que fueron presentados en octubre y noviembre pasado.

Esto porque a juicio de los pobladores, la empresa está presentando de forma separada tres partes de un mismo proyecto, el puerto flotante que recibirá los barcos que transportan gas licuado, la conexión del gaseoducto del pacifico con la termoeléctrica y la central termoeléctrica.

Por ello, estas personas, a pesar de los 33 grados que hicieron en la capital, se vistieron de viejos pascueros para visibilizar esta situación. Así lo indicó Victor Díaz, presidente del Comité Bulnes sin Termoeléctrica: “Nosotros nos formados hace dos años y el objetivo es sensibilizar a las autoridades, como lo hicimos sin vestimenta y hoy, con motivo del mes de la navidad, lo queremos hacer para sensibilizar como estamos en un mes donde las personas son más emotivas queremos llegar al corazón de las autoridades y que reconozcan que lo que están haciendo los empresarios no corresponde”, indicó el dirigente.

Entre los puntos que denuncian las organizaciones ambientalistas de Bulnes es que la Termoeléctrica podría secar las napas subterráneas y dificultar la producción agrícola de la zona, que es el principal sustento de estas comunas.

Victor Díaz, además indicó que la empleabilidad en la construcción de la planta creará 400 puestos de trabajo y luego podrá operar con solo 60 personas que deberán estar calificados para el empleo, dejando fuera a los  muchos agricultores que se verán afectados por los problemas que dicen causará la Termoeléctrica.

En este marco, Mauricio Salgado Palma, vocero del Comité Bulnes sin Termoeléctricas, hizo un recuento de las movilizaciones que han hecho en la capital: “Comenzamos en Santiago con un corte de pelo en este mismo sector (Ahumada con Alameda) en repudio de la termoeléctrica y ahora estamos con esta actividad de viejitos pascueros, donde en realidad no estamos pidiendo ningún regalo sino que nos permitan mantener las condiciones que nosotros elegimos”, sostuvo el vocero y solicitó a la vez que se reconozca el trabajo que hace el campo de la VIII Región en la creación de alimentos saludables para el país.

Cabe mencionar que la original manifestación se desarrolló de forma pacífica, transitando por la vereda de la Alameda donde los viejitos pascueros interactuaron con la ciudadanía y con los niños que los saludaron en su camino.

Luego llegaron hasta la oficina de partes del Ministerio de Medio Ambiente y entregaron la carta solicitando una respuesta de Pablo Badenier, quien no se encontraba en ese minuto en el edificio.

Por su parte, desde el sitio web de la empresa destacaron el ingreso del proyecto eléctrico Central el Campesino que contará con una inversión de $804 millones de dólares y generará energía eléctrica a partir de una unidad de ciclo combinado (gas/vapor) que utilizará gas natural como combustible.

En tanto, las organizaciones convocantes indicaron que el próximo 11 de enero a las 16 horas harán un desnudo en la playa de Penco, mientras esperan la respuesta del secretario de Estado.

La decisión del Consejo

El pleno del Consejo Regional del Biobío decidió rechazar de forma unánime el proyecto que construirá el terminal GNL Penco y la Central El campesino de Biobíogenera, más conocido como proyecto Octopus, por considerarlo contrario a la estrategia de desarrollo de la región.

La decisión fue tomada luego de una extensa reunión en el edificio del Gobierno Regional durante la sesión de este miércoles puesto que podría poner en riesgo el turismo, la pesca y la recolección de algas.

Sin embargo esta decisión no es vinculante y depende del visto bueno del Intendente Rodrigo Díaz y su gabinete regional quienes tendrán la última palabra.

En tanto desde las comunidades aún se mantienen alerta y movilizados. Prueba de ello fueron las actividades que realizó la Coordinadora contra Octopus que  le exigió a la Presidenta de la República Michelle Bachelet, la cancelación del proyecto energético en la Bahía de Concepción. Cabe mencionar que también se movilizaron en Bulnes y en la capital.

Fuente: El Ciudadano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *