La ignorada protesta de Caramucho: Pobladores exigen agua limpia y reciben la del “guanaco”

Caleta Caramucho corte transitoUna semana llevan los habitantes de la localidad nortina exigiendo soluciones a los problemas en el suministro de agua potable que los afectan. «Cuando nos trajeron el agua con gusanos nos cansamos de esperar», dice la vocera Yesenia Carmona. Las autoridades han respondido enviándoles a Fuerzas Especiales y sus carros policiales.

Una semana de protesta cumplió hoy la Caleta Caramucho, ubicada a 53 kilómetros al sur de Iquique, en la Región de Tarapacá. Una empobrecida localidad, habitada por alrededor de 200 personas, gran parte de ellas de la tercera edad.

¿Su principal exigencia?: Que se revierta la escasez de agua potable que afecta a unas 70 familias, las que dependen de un camión que debería proporcionársela cada 15 días. Los habitantes piden la presencia del alcalde Jorge Soria y la intendenta Claudia Rojas.

El pasado lunes 18 de enero realizaron una manifestación pacífica. “No salió ni siquiera una sola piedra”, aseguró en conversación con El Ciudadano la vocera Yesenia Carmona. Sin embargo, dice, fueron duramente reprimidos. “Carabineros agarró a palos a personas con muletas, de la tercera edad, mujeres, niños”, relata.

Foto: tarapacaenelmundo.cl

Foto: tarapacaenelmundo.cl

“CUANDO NOS TRAJERON EL AGUA QUE TRAÍA GUSANOS NOS CANSAMOS DE ESPERAR”

A raíz de esto es que el tenor de las manifestaciones cambiaron y el martes 19 decidieron levantar barricadas y tomarse la carretera A1, que une a Iquique con Tocopilla. “Cuando nos trajeron el agua que traía gusanos nos cansamos de esperar. Somos gente, no somos animales”, dice Carmona.

“El agua nos llega cada 25 días”, asegura la vocera. “No pedimos que nos regalen el agua, porque nosotros la pagamos; lo único que queremos es que nos traigan un camión limpio, decente”, agrega la mujer, quien cuenta que la han recibido con gusanos y babosas. “Yo tengo a mi hijo de dos años con diarrea y vómitos”, sostiene.

“Ayer fue el colmo. Nos mandaron un camión con agua limpia y otro camión con agua sucia; ni siquiera podías ver el fondo de tu tambor“, dijo también la presidenta de la junta de vecinos, Susana Valdés, a El Boyaldía. La mujer acusó un “total abandono” por parte de las autoridades, tanto del Gobierno Regional como del municipio de Iquique, y disparó:“Somos como el patio trasero de Iquique”.Las manifestaciones se intensificaron y el miércoles estas dejaron un saldo de 10 personas detenidas, entre las cuales hubo niños y adultos mayores. La indignación creció ese día cuando los pobladores vieron que mientras ellos pedían agua, un camión aljibe de la Municipalidad de Iquique la usaba para recargar el “guanaco” de Carabineros. “A ellos les traen agua limpia y a nosotros con gusanos”, plantea Yesenia Carmona.

Foto @chileokulto

Foto @chileokulto

El malestar se extendió también a través de quienes podían acceder a Internet y difundir lo que estaba ocurriendo en la localidad nortina. “Falta de agua en #caramucho y llenan el guanaco en vez de entregar esa agua”, escribió en su cuenta de Twitter Lucciano Maqueira.

Hoy Caleta Caramucho despertó nuevamente con barricadas en la ruta A1, recibiendo en vez de la presencia de las autoridades, la de Fuerzas Especiales, quienes se enfrentaron durante esta mañana a los pobladores. “Carabineros entró con mucha fuerza, de manera muy mala, nos agarró a palos, nos tiró bombas lacrimógenas a quemarropa -de hecho, una persona tiene fracturada una mano, y un niño un brazo-, y las bombas las tiraban adentro de las casas. Habían guaguas, niños, gente mayor”, relató Yesenia Carmona.

Foto @radiopaulina

Foto @radiopaulina

Una situación que retrató también en su cuenta de Twitter Jim Gomez, quien escribió: “Carabineros lanzando lacrimógenas en las casas”.

 

PRECARIEDAD EN SALUD Y CONECTIVIDAD

Yesenia Carmona llegó a los 14 años a Caleta Caramucho, lleva 20 allí y todavía vive en una toma. La vocera -quien es madre de 5 hijos- nos cuenta sobre las otras necesidades que los afectan, mencionando, por ejemplo, que las atenciones de salud se realizan en una plaza, al aire libre. “No nos podemos hacer un control decente, las mujeres no nos podemos hacer un Papanicolao, porque no tenemos un lugar para eso”, explica.

Junto con la falta de agua y las precarias condiciones de salud, la conectividad es otro de los problemas que enfrentan los habitantes de Caramucho. “El niño que va a Iquique y sale a la una del colegio tiene que esperar 5 horas a que llegue el bus para traerlo. O sea, está sin almorzar, a todo sol, sin siquiera un paradero para esperar”, agrega Carmona, quien relata que por hacer dedo su hija debió terminar tirándose de un auto luego de que el conductor intentara abusar de ella.

“¿Estamos esperando que nos violen a nuestros hijos? ¿Que les dé una pulmonía, que se enfermen por atenderse de manera insalubre?”, cuestiona la vocera.

Por Daniel Labbé Yáñez / El Ciudadano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *